4 dic. 2010

Miércoles 1 de Diciembre de 2010

¿Sabéis lo malo de dormir en una habitación con 3 tíos mas? Pues que cuando se despierta uno, después el resto lo va haciendo, porque no hay quien vuelvo a coger el sueño, pero yo en vez de quedarme adormilado, quería aprovechar el día, así que duchita rápida, vestirme, y salir a la puerta del hostal y poder respirar muy hondo el aire de Edimburgo, de mi nueva ciudad. Tengo que decir que se ha tirado toda la santa noche nevando, sin parar, y ya la cantidad de nieve que hay en la calle es espectacular, os pongo las fotos para que lo veáis.

Un poco más tarde me he reunido con mi primo, primera parada: pandería de barrio, tú qué cosas más maravillosas tienen ahí dentro, galletas con forma de muñecos de nieve, de abetos, de todos los tipos vamos, pasteles, etc. Quien lea esto dirá, como en cualquier panadería española, pero ya os digo que no, es totalmente diferente, y no hay nada para los que hacen dieta, todo lo que hay son bombas calóricas.
El primer objetivo del día era ir a una tienda Vodafone (ya que el móvil que me he traído no está liberado y es de esa compañía), así que nada, paseíto por la zona de Leith Walk, que es donde está el hostal, hasta llegar a Princess Street, que es digamos, la calle comercial por excelencia, es decir, un centro comercial pero reunido en una calle. Hablando y mirando tiendas, y sobre todo porque yo estoy súper embobado mirando el castillo a lo alto nevado, las casas, las iglesias, pues nos hemos pasado la tienda Vodafone, pero es que hay tanto para ver que es normal, vuelta atrás y al fin la encontramos, pero desgraciadamente cerrada, así que como ya había pasado un tiempo considerable, decidimos irnos a algún lado para conectarnos a internet y empezar con la búsqueda de piso, pues acabamos en un chino, y cuando digo chino, es que hasta el Windows estaba mitad chino, y ahí nos hemos tirado un par de horitas buscando piso, enviando mails, apuntando teléfonos, etc.… Ya a la una del medio día nos hemos trasladado a la biblioteca, donde había WiFi gratis y allí nos han contestado dos de los muchos anuncios a los que hemos escrito, así que hemos confirmado dos pisos para ver esta tarde. Mi primo se tenía que ir a trabajar, así que me he quedado de nuevo solo, como me gusta, para irme hasta casi la otra punta de la ciudad andando, sin conocerme nada, sin tener un mapa a mano, sin conocerme las líneas de los buses y encima con dos pisos por ver, menos mal que relativamente estaban cerca uno del otro. Pues nada, vuelvo al hostal, dejo el portátil, me abrigo bien y me digo, fijo que me pierdo, ¿Por qué no salgo ahora y entre que me pierda y me encuentre se hace la hora de ver el primer piso? Dicho y hecho, a las 15.30 emprendo mi viaje hasta la otra punta de la ciudad, no he tenido ningún problema para llegar a mi destino, ya que era muy intuitivo, he tardado una hora exacta en hacer ese recorrido, por lo tanto eran las 16.30, en cuanto tenía concertada la primera visita a las 18.30. Bien Vicente, vas mejorando, te quedan dos horas para ver el piso, y ahí estas a la otra punta de la ciudad, muerto de frio, todo nevado, las bambas caladas de nieve, los guantes ídem, etc. Pues me he dicho, coño, ¿Por qué no me voy a buscar el otro piso que tengo que ver? En ese caminito, me las he visto canutas, porque se trataba de una cuesta hacia arriba, con la acera llena de nieve/hielo, que no veas como resbalaba la muy zorra, así que a las duras y las maduras para arriba, ok, perfecto, he llegado a mi segundo destino, pero el problema es que son las 17.00, aun me queda una hora y media de estar a la intemperie, a -4º C, nevando y con viento... diosss… si en verdad yo me lo he buscado.

Pues nada, me voy a una cafetería, me pido una especie de donut relleno de crema y un café bien calentito y para la calle de nuevo, me he encontrado desde gente montando en bici por encima de la nieve, un pavo con esquís por la acera, padres empujando a sus hijos con trineos, todo bastante surrealista, teniendo en cuenta de donde vengo yo. Os puedo jurar, que esta hora y media perdido por ahí, se me ha hecho eterna, y cuando digo eterna, es ETERNAAA!!! Cuando estaba tirado en el aeropuerto por lo menos estaba caliente, aquí estaba muerto de frio bajo una nevada de la ostia, y si te quedabas quieto durante más de un minuto te petrificabas, así que había que estar en continuo movimiento. Los pies ni me los sentía, pero al fin se hicieron las 18.30.
Mientras esperaba en el portal a que se hiciera la hora, veo de lejos aparecer un chinito, coreano, vete tú a saber de donde es, así bajito pero muy majo el hombre, pues resulta que era el dueño del piso, y venía expresamente a enseñármelo. Pues se podría haber evitado el viaje, porque vaya piso, el living room lo había convertido en una habitación (la que me tocaría a mi), por lo tanto no había living room en el piso, todo tenía una pinta muy antigua y no se… la verdad no me atraía demasiado, así que cordialmente le he dicho que tenía que pensármelo, que tenía que ver más pisos y que ya le llamaría. Por cierto, cada vez me voy manejando mejor con el inglés, le he pillado casi todo lo que ha dicho y yo creo que me he expresado correctamente, así que Good Job Vi!! Bueno, pues lo dicho, salí escopeteado de la casa del chino y me fui de nuevo por esa cuesta arriba helada, en busca del otro piso. Visualicen ustedes el estado de la cuesta...


Este segundo piso se compartiría con un alemán y con un francés. Iba un poco tocado de moral, porque después de todo el pateo, después del frio, de la nieve, pues encontrarme con esa ruina de piso del chinito, pues me ha decepcionado, y pensaba que el otro sería igual, pero no, sino todo lo contrario, se trata de un dúplex de 3 habitaciones, en la planta de abajo estaría mi habitación, mi baño, la cocina y el salón; y si subimos las escaleras nos encontraríamos con otro baño y las dos habitaciones restantes, el piso viene con la Tele por cable e internet, la habitación es gigante, la cama igual, tiene internet, ¿Qué más puedo pedir? El alemán tendrá unos treinta i pico años, pero muy simpático el, y al franchute no lo he conocido, así que si no pasa nada malo (con lo gafe que soy no lo sé), mañana tengo que ir a una agencia para hacer unos trámites del contrato, para así poder abrirme una cuenta de banco (que no veáis lo difícil que es aquí) y seguir cumpliendo objetivos. Así que primer día en Edimburgo, un buen piso encontrado, veremos que nos depara mañana estas gélidas tierras, ¿más pisos? ¿Más aventuras? No se… volved mañana por aquí y lo leeréis. Así que por hoy ya está bien, me voy abajo del hostal a comer algo que estoy hambriento, ya que todo lo que hay es comida funcional, por no decir comida basura y eso a mí no me va mucho. Saludooosss a todoosss!!!!

3 comentarios:

  1. Viii, aquí parte de tu detective team. Me alegro un montón de que hayas encontrado piso a la primera, tiene muy buena pinta. Y al vivir con un alemán y un francés, aparte del inglés igual hasta aprendes más idiomas!!! Ya subirás fotitos de tu new house!!! A ver si podemos hablar que yo tengo NOVEDADES!!! Muchos besoooooooooos

    ResponderEliminar
  2. Ay Vicente, ¿no querias esquiar? pues ale, coge un par de esquies q tienes faena!!jajaja
    PD soy Carlos, el segorbino.

    ResponderEliminar
  3. jajaajja dios mio. q liadas... jajajaja q ganas tengo de ver ese pisito!! p cierto... esta weno el aleman?? y a ver cuando conoces al frances..jajajaj recuerda lo q hblamos! jajajajajaj q orgullosa estoy de ti!
    un beso!

    ResponderEliminar