13 ene. 2011

De profesión: ¡¡PASEANTE!!

Antes de empezar a narrar mis aventuritas, quiero que veáis el aspecto que tienen las calles a día de hoy. En esta primera imagen vemos la recta de London Road el domingo día 9, solo con ver la imagen os podéis imaginar lo difícil que resulta caminar por ahí ¿no?




Como claramente se ve, no es nieve lo que hay ahí, es puro hielo y una fina capa de agua por encima, pero por si aún no os habéis percatado de lo peligroso que resulta "intentar" salir a la calle, os hago un zoom. Aixo esbara com un dimoniii!!! Pues nada el lunes subieron las temperaturas, por la noche llovió y ahora esta misma calle tiene el siguiente aspecto:



Ya no existe esa capa de hielo, pero lo que sí hay es una cantidad de mierda que no veas. Cuidadín con salir a la calle con zapas blancas, porque al final del día serán de todos los colores posibles, menos el blanco. Por cierto eso rojizo que veis ahí es la "sal" que tiran en España cuando nieva, lo que pasa que los escoceses no tiran sal, tiran una especie de piedras rojizas, que lo ensucian todo de una manera brutal y que encima no sirve para nada, así que un 10 para los escoceses.

Finalmente, el tiempo me ha dado una tregua, temperaturas suaves (entre 0º y 10ºC), sin nieve/hielo por las calles, un pelín de sol (a primeras horas), etc. así que esta era mi oportunidad, me preparé, cual soldado se va a una batalla; iphone en el bolsillo (sonando Valiente de Vetusta Morla), motivación al 300% y a la calle.

Sinceramente, no sabía donde me dirigía, simplemente caminaba y caminaba, y si me perdía preguntaba, no hay más. El martes, supongo yo, que caminé alrededor de unos 6 km y el miércoles unos 8 km, me encontré con muchas cosas curiosas, pero una sobre todo me llamó la atención. No sé si sabéis que soy maestro, bueno técnicamente lo soy, porque tengo el título, aunque aún no ejerza como tal, pero darme tiempo...

Bueno pues eso, como soy maestro, me llamaba la atención no haberme encontrado con ningún colegio de primaria, instituto, etc... Claro! Yo iba con la imagen típica de un colegio español, edificio tocho, patio con porterías y canastas, todo vallado y poco más, e incluso en algunos casos, muchos barracones. Pues claro, con esa imagen en la cabeza como tenía que encontrar un colegio, hasta que por casualidad me encontré con uno, y después con otro, y con otro... sólo había que ser un poco observador... Aquí los "coles" son como el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería de Harry Potter.


Como tampoco quiero entretenerme (y entreteneros) mucho, contaros milongas sobre mis paseos, ya que lo único que hice fue caminar, parar, mirar, hacer foto, caminar, parar, suspirar, caminar, limpiarme el moquillo, cambiar de canción, caminar, mirar mientras camino, foto, otro suspiro, etc, etc... será mejor que me despida y que manera mejor de despedirme que mostrándoos una foto que hice el martes, donde cada uno puede sacar sus conclusiones. Para seros sinceros, estuve en ese puente alrededor de 15 minutos, 15 minutos de paz, de armonía, de soledad, ya que esa vista a mi me decía (y dice) mucho; quizás os parezca una tontería, pero ese momento para mi fue mágico. Un saluuudooo vieajeroossss!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario